Letho de Guleta, también conocido como el Asesino de reyes, fue un brujo de la Escuela de la Víbora. Sus asociados más cercanos eran Auckes y Serrit, también asesinos de reyes y compañeros brujos de la Escuela de la Víbora. Por razones que inicialmente se desconocían, solicitó la ayuda de Iorveth y los Scoia'tael para ayudarlo en su plan de matar a los reyes de los Reinos del Norte. Para respaldar su solicitud, Letho le mostró a Iorveth una cabeza que, según él, pertenecía a Demavend III, el fallecido rey de Aedirn.

Biografía

En los bosques de Angren el 25 de julio de 1270, Letho estaba al borde de la muerte después de ser golpeado por la cola de un eslizón, pero Geralt, un brujo de la Escuela del Lobo, lo encontró y lo salvó mientras corría tras la cacería salvaje para rescatar a Yennefer. Como agradecimiento por salvarle la vida, Letho y sus compañeros brujos viajaron con Geralt y finalmente alcanzaron a los Jinetes Rojos. A pesar de la habilidad de los brujos, no pudieron derrotar a todos los guerreros y se produjo un punto muerto antes de que Geralt ofreciera su alma a cambio de la de Yennefer. Sintiendo que sería irrespetuoso para Geralt abandonar a la hechicera, Letho y los brujos la cuidaron. Sin embargo, Yennefer sufría de amnesia y dolor, y causó una fuente interminable de problemas para el grupo, ya que en el Imperio Nilfgaardiano podría significar su muerte por ser una hechicera rebelde. Si bien el grupo viajó constantemente para tratar de evitar ser atrapado, eventualmente fueron detenidos y encarcelados. Sin embargo, el propio Emperador Emhyr var Emreis se acercó a Letho y le ofreció un trato que no podía rechazar: sembrar el caos en el Norte al matar a algunos de sus gobernantes, y a cambio, el Emperador haría que se reconstruyera la Escuela de la Víbora.

En 1271, Letho se coló a bordo del barco del rey Demavend III en el Pontar y, usando una cápsula mágica, congeló la mayor parte del barco y casi todos a bordo, excepto un puñado que estaba protegido por el hechizo de contraataque del mago Abelard. Sin embargo, esto no fue suficiente y todos los guardias fueron asesinados por el brujo. Tras esto se volvió contra el rey y lo asesinó, cortándole la cabeza como prueba. Luego buscó a Iorveth con la cabeza a cuestas y pidió la ayuda de los Scoia'tael para matar al rey Foltest de Temeria.

Si bien el primer atentado contra la vida de Foltest falló debido a que Geralt estaba allí al momento del ataque, los asesinos planearon otro intento, esta vez para que Letho se hiciera pasar por un monje protegiendo a los hijos del rey en el Castillo La Valette. Después de hacerse cargo del castillo con éxito, Foltest apareció con Geralt, que ahora actuaba como guardaespaldas, y el rey le pidió a Geralt que les diera espacio a él y a los niños. De espaldas, Geralt escuchó el ataque demasiado tarde, ya que Letho se reveló justo antes de matar a Foltest y luego huyó por una ventana, quedando Geralt como el culpable del regicidio. Poco después de este asesinato, Letho intentó traicionar a Iorveth volviendo a uno de sus lugartenientes contra él. Sin embargo, el elfo se negó y Letho mató a toda su orden en represalia y dejó al elfo para ser capturado por los guardias de Flotsam.

En un intento de atrapar a Letho, Geralt, que ahora sabía que Iorveth había estado trabajando con el asesino de reyes, llevó al elfo frente a Letho como una artimaña para exponer la traición de este último. Sin embargo, Iorveth y sus Scoia'tael fueron atacados por los Franjas Azules, dejando a Geralt y Letho enfrentarse. Letho prevaleció en el combate contra Geralt, pero una vez que el brujo cayó, no lo mató. Letho reveló que Geralt le salvó la vida en una ocasión, por lo que con esta pequeña misericordia ahora estaban "a mano". Después de esta declaración huyó para secuestrar a Triss y la obligó a teletransportarse a Aedirn.

Justo después del combate de Geralt con Saesenthessis, Letho lo esperó en el centro del Barrio Temerio en Loc Muinne para hablar con su antiguo compañero de armas, explicando que nunca tuvo nada personal contra Geralt y le informó sobre el trato del emperador con él.

Si Geralt pelea contra Letho: los dos se enfrentaron por última vez y finalmente Geralt asesinó a Letho.

Si Geralt deja ir a Letho: Letho y Geralt tomaron caminos separados, creyendo que nunca volverían a verse.

The Witcher 2: Assassins of Kings

TW2 Diario Letho.png

Entrada del diario

El misterioso asesino sorprendió a Geralt por completo disfrazado de monje ciego. Haciendo gala de un talento para la interpretación y el autocontrol, así como de excelentes reflejos, asesinó al rey delante de las narices del brujo. Antes de que Geralt pudiera detenerlo, saltó por la ventana de la ermita. Por si fuera poco, no solo resultó ileso tras el salto, sino que logró huir con la ayuda de los scoia'tael.
La información de Vernon, en relación a un hombre que encajaba con la descripción lo confirmó. Lo vieron en las inmediaciones del puesto comercial de Flotsam, donde colaboró con una unidad de ardillas. La única oportunidad de Geralt era encontrarlo.
El misterioso individuo ya tenía nombre. Al parecer, el tal Letho, quienquiera que fuese, iba por libre, pero los scoia'tael empezaron a entrometerse. A pesar de esto, sus objetivos seguían siendo un misterio para Geralt.
Letho había cooperado con las ardillas haciendo el trabajo sucio por ellos. Pronto Geralt tendría respuestas a más preguntas.
En las ruinas de los baños élficos, Geralt tuvo otra oportunidad para estar cara a cara con el misterioso asesino. La información que había descubierto era sorprendente. Letho de Guleta había sido brujo. Además, existían más asesinos de reyes, y eran los responsables del asesinato de los dos monarcas del Norte. El asesino conocía al brujo, ya que le había salvado la vida en una ocasión. La discusión terminó cuando empezaron a volar flechas y a enfrentarse las espadas. Letho demostró sus habilidades asestando una paliza a Geralt. Al marcharse, le dijo que se dirigía a Aedirn.
El asesino de reyes cumplió con sus amenazas y secuestró a Triss, hiriendo a Cedric en el proceso. Obligó a la hechicera a ayudarlo a teletransportarse a Aedirn.
La visión que tuvo Geralt gracias a la magia nos aportó otra dósis de información. Letho había estado en la zona anteriormente y ordenó a sus cómplices asesinar al rey Henselt. El asesino de reyes cooperó con Sheala de Tancarville, pero al igual que en el caso de Iorveth, sus caminos comenzaron a separarse. Cualquiera que fuera el final de esta historia, Letho aseguró que tendría lugar en Loc Muinne.
El intrincado plan del asesino de reyes saldría a la luz demasiado tarde. Letho había trabajado para el imperio nilfgaardiano desde el principio, y su misión era sembrar el caos antes de la guerra que querían iniciar los oscuros. Letho aprovechó la ambición de la Logia de Hechiceras, así como sus contactos y medios financieros, además del apoyo de los partidarios scoia'tael para eliminar a dos de los monarcas Nordling más importantes y sumir sus reinos en la miseria.
Ahora Geralt solo tenía que enfrentarse al asesino de reyes para que pudiera confirmar o negar las noticias. Letho era el único que conocía el trasfondo de la intriga que hizo correr sangre real por el Norte. Ahora hablaré sobre el lugar de su último encuentro y sobre su fin...

The Witcher 3: Wild Hunt

Entrada del diario

Reunirte con viejos amigos después de muchos años da dolor de cabeza. No por antipatía, sino como un presagio somático de la borrachera que se avecina y de su posterior resaca. Pero otras personas hacen que te duela la espalda y que instintivamente saques tu espada. En el caso de Geralt, Letho de Gulet era capaz de provocarle ambas cosas. Este brujo renegado de la escuela de la Víbora se había manchado las manos con la sangre de al menos dos reyes del norte, fruto de su colaboración con el emperador nilfgaardiano Emhyr var Emreis. Geralt había sido acusado de dichos crímenes y tuvo que perseguir a Letho para limpiar su nombre. Tras un enfrentamiento final en las ruinas de Loc Muinne del que ambos salieron ilesos, Geralt pensaba que nunca volvería a toparse con Letho. Así que fue toda una sorpresa volver a coincidir con él en un granero cercano a la frontera de Temeria, devastada por la guerra.
Si Geralt decide ayudar a Letho
Al parecer, el antiguo patrón de Letho no había quedado muy contento con su trabajo e hizo que lo persiguiesen varios sabuesos sanguinarios. En aquellas circunstancias, la presencia protectora de otro brujo era más que bienvenida. Geralt recordó lo mucho que Letho había cuidado de Yennefer, y como muestra de solidaridad, decidió ayudar a su antiguo compañero a enfrentarse a sus perseguidores.
Si Geralt mata a los perseguidores de Letho
Para deshacerse de los sabuesos que lo perseguían, Letho llevó a cabo una maniobra arriesgada: fingir su propia muerte. Su plan habría funcionado a la perfección si Geralt no se hubiese dejado llevar por sus reflejos heroicos, asesinando a todos los testigos que podrían haber difundido la noticia.
Si Geralt le propone esconderse en Kaer Morhen
Después de aquello, Letho no podía hacer otra cosa que desaparecer. Geralt le propuso que se escondiese un tiempo en Kaer Morhen y, tras meditarlo unos instantes, Letho accedió.

Misiones asociadas

Galería

*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.