Sarasti era un poderoso ekimmara que residía en unas ruinas élficas debajo de la aldea de Senderos, Velen.

Entrada del bestiario

Los saqueadores de tumbas élficas se enriquecen deprisa o mueren intentándolo. Es verdad que los templos y palacios en ruinas de los Aen Seidhe albergan valiosísimos tesoros, pero más de un monstruo maléfico duerme en ellos. Así sucedió en Senderos, donde unos cuantos campesinos, inconscientes de los peligros que afrontaban, despertaron a un ekimmara extraordinariamente peligroso.
El brujo sabía que ese monstruo no sería fácil de matar, que el vampiro se regeneraría rápido, que sus golpes provocarían hemorragias graves y que era capaz de desaparecer de repente. Pero también sabía cómo superar esas ventajas. Le bastaría con usar las Señales de Yrden y de Quen y asestar golpes fuertes. Bueno, y evitar que lo matase, claro.

Misiones asociadas

*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.