Wiki The Witcher
Advertisement

Stennis era el hijo y heredero legítimo del rey Demavend de Aedirn.

Tras el asesinato de su padre, Stennis heredó un reino en caos, con rebeliones campesinas y la enemistad con Henselt de Kaedwen por el valle de Pontar. Aunque nadie dudaba del reclamo del príncipe por la corona, su arrogancia y su falta de experiencia resultaron ser un problema al buscar el apoyo necesario para ser coronado. Para demostrar lo buen monarca que podía ser, Stennis y algunos nobles leales a él se unieron a Saskia en Vergen.

The Witcher 2: Assassins of Kings

Entrada del diario

Tras la muerte del rey Demavend, el príncipe Stennis se convirtió en el heredero de Aedirn, al menos de nombre. Pero alguien orgulloso y frío no suele ganarse el aprecio de sus súbditos, y ese fue el problema de Stennis. Su juventud tampoco lo ayudaba. Aunque nadie cuestionó abiertamente el derecho del príncipe al trono, Stennis no tenía suficiente apoyo para ser coronado. En una situación como esta, no participar en acontecimientos importantes habría sido un suicidio político. La guerra por el valle de Pontar le puso en bandeja la oportunidad de reforzar su posición demostrando que lo haría un buen gobernante. La historia ha demostrado una y otra vez que cuando un reino se encuentra sumido en el caos, son los hechos y no las palabras los que conceden la legitimidad a los ojos de tus súbditos.
Stennis deseaba fervientemente demostrar que estaba a la altura de la Virgen de Aedirn como líder, o incluso que la superaba. Contaba con un fuerte apoyo de la nobleza, pero la gente corriente tenía pocas razones para simpatizar con él.
Si es encontrado culpable durante la misión Las paredes oyen
Cuando se vio envuelto en la conspiración contra Saskia, el joven príncipe olvidó que las testas coronadas caen tan fácilmente como las de los siervos. Fue declarado culpable por ser cómplice del intento de asesinato y lo pagó con su vida.

Misiones asociadas

  • Preludio de la Guerra: Aedirn
  • Preludio de la Guerra: Kaedwen
  • Sangre real
  • Las paredes oyen

Galería

Advertisement